Mujer, datos de la vida real

by Jun 30, 2020Crisis COVID-190 comments

 

Contenido y gráficas: Jimena Aguilar

Diseño e ilustraciones: Natalia Franco

El gobierno de El Salvador se comprometió a “reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados” al adoptar la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. En 2017 ejecutó la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, en la cual resaltan las grandes disparidades que hay entre hombres y mujeres en esta área de la vida productiva. Estas desigualdades solo se han excacerbado con la pandemia por COVID-19.

Una mujer salvadoreña hace dos veces más trabajo doméstico y de cuidado en una semana que un hombre salvadoreño. La pandemia solo ha exacerbado estas desigualdades, que se ven reflejadas en la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, en la cual resaltan las grandes disparidades que hay entre hombres y mujeres en esta área de la vida productiva.

Dedicar horas de trabajo a actividades domésticas no remuneradas —como la limpieza, la preparación de alimentos o el cuido de personas— es esencial para la vida y la economía. Estas actividades productivas no remuneradas permiten que otrxs se convierntan en ciudadanxs productivxs.

Pero, ¿qué pasa cuando un grupo de personas se ve desproporcionadamente cargado con estas tareas por las cuáles no se recibe paga?

Un estudio de la CEPAL destaca que el que las mujeres se vean recargadas con trabajos productivos domésticos y de cuidado no remunerados las deja con menos posibilidades de formar parte de la fuerza laboral remunerada, acceder a prestaciones de salud y pensiones, a pesar de estar trabajando para la economía salvadoreña.

En la pandemia estas tareas se han multiplicado, ya que las escuelas cerraron y la mayoría de las personas se vieron en la necesidad de permanecer en casa, mientras se implementaban cuarentenas totales o parciales.

 

Explorá la infografía en detalle:

Más historias

“No tengo la menor duda de que las mujeres han estado expuestas a mayor violencia durante el confinamiento”

“No tengo la menor duda de que las mujeres han estado expuestas a mayor violencia durante el confinamiento”

Por Laura Aguirre | Ondina Castillo es la oficial de juventud y género del Fondo de Población de las Naciones Unidas en El Salvador . En esta entrevista conversamos sobre las cifras de violencia con base en género antes y después del inicio de la pandemia, cómo afectó el confinamiento la vida de las mujeres y niñas y la lucha contra la normalización de la violencia de género como uno de los grandes y persistentes retos.
¡No en nuestro nombre!

¡No en nuestro nombre!

Quienes están en el poder gubernamental demostraron su falta de límites éticos y de escrúpulos al instrumentalizar el caso de una mujer a — a quien en realidad deberían proteger— para atacar a quienes el presidente ve como adversarios. En paralelo, quienes tienen poder en los medios parecen todavía no entender que deben enfrentar la violencia contra las mujeres de forma permanente, honesta y transparente. Nuestros nombres no deberían ser usados ni como armas ni como escudos por nadie.
Las ofensivas antigénero desafían los derechos humanos en Costa Rica

Las ofensivas antigénero desafían los derechos humanos en Costa Rica

Este especial periodístico trabajado entre los medios digitales Wambra de Ecuador, Mutante de Colombia, Alharaca de El Salvador, LatFem de Argentina, recoge cuatro artículos periodísticos y una activación  digital sobre el accionar de los grupos ultra conservadores en lo últimos años en la región, con una mirada cronológica de influencia en las leyes y políticas públicas de acceso a derechos fundamentales de salud, educación e identidad .
Share This