Jardín general: espacio para sembrar consuelo

by Aug 18, 2020Descompases0 comments

Por María Alejandra Revelo Imery, Patricia Trigueros y Amada Torruella

Jardín general es una iniciativa que busca dar una herramienta más para procesar las pérdidas y para unirnos como comunidad, una comunidad en duelo pero que puede salir más fuerte de esta, si se une.


Hace años una de nosotras tuvo la intención de comenzar un mapeo de las cruces puestas en la orilla de la carretera. Cada una está delicadamente adornada de manera única, y a la vez cuentan una historia de una manera muy nuestra, de la vida y la partida de alguien. Estas cruces son el lugar de encuentro y de recuerdo de familiares con su ser querido ausente, pero, la mayor parte del tiempo, permanecen difíciles de acceder. Por ende la idea de tener un espacio nuevo accesible siempre y desde cualquier punto, que refleje esa sensación de consuelo, sobre todo en un país con tantos duelos acumulados y otros tantos ignorados. 

Hace más dos meses, en la situación actual, al ver otras iniciativas en otros países para rendirle homenaje a las víctimas del Coronavirus, empezamos a desarrollar la idea de lo que ahora es Jardín General. Parecía el momento indicado para abrir una plataforma donde se pudieran registrar estas pérdidas irreparables, rendir homenajes, contar historias. Quisimos impedir que se pierdan entre las cifras y así poder contribuir a la construcción de la memoria colectiva  Aprovechando que la tecnología ocupa más espacio que nunca en nuestras vidas, ¿por qué no crear una plataforma donde podamos enflorar y recordar a los nuestros todo el año?  

Partimos del hecho de querer dar una herramienta más para procesar las pérdidas – sobre todo ahora que nuestras tradiciones se ven truncadas – para unirnos como salvadoreños, como comunidad, una comunidad en duelo pero que puede salir más fuerte de esta, si se une. Jardín General es con amor, por y para salvadoreños y salvadoreñas que están y que ya no están con nosotros. 

Teníamos claro que el punto de partida no solo era coyuntural, sino que existía una necesidad recurrente de romper silencios: somos un país con una memoria viva — de dolor silencioso y acumulado—  pero sin las herramientas para reconocer colectivamente estas heridas, heridas que al final del día nos pueden sanar. El duelo es un proceso necesario y humano, que nos es arrebatado cada vez que una muerte queda impune, inconclusa o sin los ritos en los que se unen la fe, la mente y el corazón. Al construir un espacio para los recuerdos, permitimos las despedidas — en confinamiento, diáspora, o en comunidad.

Jardín General Registro de memoriales lleva un nombre que connota la cercanía, el calor, y los colores: todo lo que nos puede acercar y fortalecer. Todas las partes que nos acercan a una sola identidad, el cariño de nuestros abrazos. A lo largo del proyecto, encontramos ese lenguaje en nuestra línea editorial al escribir y publicar obituarios, pero también en la comunicación visual y dirección de arte a cargo de Delirio Estudio. Todo lo que generemos viene de quienes nos confían sus historias y recuerdos, y así podamos reconocer nuestras penas, para compartir consuelo. 

Por medio de la documentación y el registro buscamos conservar las experiencias que nuestros paisanos están viviendo en este período de pandemia. Necesitamos crear  espacios para procesar nuestras luchas, para avanzar correctamente. Acompañémonos, reconstruyamos, carguemos juntos el duelo. Este proyecto tiene como fin a largo plazo, contribuir a lo que grandes artistas, periodistas, administradores culturales, cineastas, y otres, llevan ya años trabajando: la identidad y la memoria salvadoreña. Asimismo, consideramos importante cuidar del vínculo entre  los salvadoreños que vivimos en el exterior y los que vivimos dentro del territorio salvadoreño. Seguir desarrollando alianzas y diálogos a nivel transnacional. La muerte para los que se quedan, siempre se siente injusta. Jardín General busca restaurar y estar presente en solidaridad, que miremos al pasado con una mirada de cariño y de reconocimiento. 

Jardín General ha sido construido con amor y voluntariado, y desde mayo de este año, por María Revelo Imery en conceptualización y gestión de proyecto, Paty Trigueros en dirección editorial, Amada Torruella en coordinación de proyecto y dirección audiovisual, Emilio Orellana en desarrollo web y Delirio Estudio, con Alejandra Marroquín y Carlos Violante, en dirección de arte y diseño gráfico. Quedamos abiertas a que otres se sumen: Jardín General buscará maneras de ser sostenible, colaborativo, y continuar la labor de visibilizar las pérdidas para trasmutar el dolor.

María A. Revelo Imery – Gestora cultural. Lectora y traductora políglota, María es profesora de idiomas. Toma café sin azúcar, lee en voz alta y su interés por culturas kaleidoscópicas enriquece los proyectos que gestiona.

Patricia Trigueros – Escritora y editora. Coordina y ejecuta estrategias de comunicación para proyectos multidimensionales, con una debilidad por los espacios colaborativos y las metodologías exploratorias.

Amada Torruella – Documentalista, curadora y productora independiente. Explora disonancia cultural, migración y memoria colectiva a través de cine con énfasis en colaboración comunitaria, poesía visual y experimentación.

Alharaca en redes

Más historias

Cindy

Cindy

Por Julia Gavarrete| La Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador determinó que Cindy no tuvo la intención de matar a su hijo y corrigió así una sentencia de una jueza que condenó a la mujer a 30 años de cárcel. Pero para Cindy no ha habido justicia plena, aún. La reducción de su pena a 10 años no hizo cambiar el delito: homicidio agravado. Cindy tenía planeada una vida con sus hijos y su pareja.

Alba Lorena

Alba Lorena

Por María Cidón Kiernan | Vivió más de nueve años en la cárcel. El Juzgado de Sentencia de Santa Tecla condenó a Alba Lorena a 30 años en 2010 por el homicidio agravado de su hijo recién nacido. La Corte Suprema de Justicia, el 7 de marzo de 2019, la liberó: reconoció que la condena era desmedida y que sus derechos fueron vulnerados desde niña: nunca pudo asistir a la escuela, fue violada y obligada a trabajar desde los 11 años. El Estado no ha reconocido sin embargo que sea inocente.

Maritza

Maritza

Por Julia Gavarrete| La Fiscalía no mostró ninguna prueba contundente, ni una, que evidenciara en el juicio que Maritza asesinó a su bebé recién nacido. Eso lo reconocieron los tres jueces de Sentencia de La Unión que abordaron el proceso contra Maritza por homicidio agravado.

Manuela

Manuela

Por María Cidón Kiernan | La historia de Manuela ya terminó. Murió en abril de 2010 por un cáncer linfático, mientras cumplía una condena de 30 años de cárcel. El 31 de julio de 2008, casi dos años antes de su muerte, el Juzgado de Sentencia de San Francisco Gotera la había declarado culpable del homicidio agravado de su hijo recién nacido. Tres jueces de Sentencia de El Salvador creyeron que Manuela asesinó a su hijo lanzándolo a la fosa séptica mientras daba a luz. Creyeron en una hipótesis que decía que ella tenía miedo a que descubrieran que era infiel. Su caso ahora es estudiado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Nacer varón

Nacer varón

Por Laura Aguirre y Carolina Bodewig/ Ilustración: Judith Umaña | En este episodio hablamos con dos activistas hombres, integrantes de un colectivo en el que reflexionan sobre las masculinidades, lo que significa nacer varón, los privilegios y los costos que la sociedad le impone a los hombres que no cumplen con el mandato de masculinidad hegemónica. Pero también conversamos sobre posibilidades y las formas que algunos están retando y deconstruyendo ese modelo.

Share This