Fallo de Corte Interamericana obliga a crear mecanismos contra violencia sexual en escuelas

by Aug 19, 2020Lo más reciente0 comments

Por Laura Flores Amaya
Fotografía: Centro de Derechos Reproductivos

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) decidió en un fallo histórico por primera vez sobre un caso de violencia sexual contra niñas y adolescentes en el ámbito escolar. El pronunciamiento tiene un carácter restaurador y de prevención para toda América Latina.

 

Este 14 de agosto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) emitió una sentencia que obliga a los estados de la región latinoamericana a garantizar la educación sexual y reproductiva a niñas, niños y adolescentes. El fallo se dio debido a un caso en contra del Estado del Ecuador y además obliga a este y otros estados a tomar acciones para prevenir la violencia sexual en las escuelas.

Paola Guzmán Albarracín, una adolescente ecuatoriana de 16 años, sufrió violencia sexual durante más de un año, por parte de Bolivar Espín, vicerrector del colegio en el que estudiaba, en Guayaquil. Esto ocurrió a pesar de que el personal del colegio conocía lo que sucedía, pero nunca denunciaron debido a los estereotipos de género que había en el centro educativo. A raíz de esto Paola se suicidó en 2002.

El Centro de Derechos Reproductivos (CEPAM-Guayaquil) presentó el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2006 y en 2019 pasó a la Corte. El tribunal quedecidió condenar al Estado ecuatoriano por no garantizarle a Paola el derecho a la vida, integridad personal, protección de la honra y el derecho a vivir libre de violencia y discriminación. 

Según Catalina Martínez, directora regional para América Latina y el Caribe del Centro de Derechos Sexuales y Reproductivos, “la importancia de esta decisión es que es aplicable a todos los estados que hacen parte del sistema regional, porque este no es un caso aislado, hay muchas Paolas en la región que son víctimas de acoso sexual en el ámbito escolar”. Asimismo, doña Petita Albarracín, madre de Paola, señaló que “se ha limpiado el nombre de mi hija, que fue culpabilizada de los hechos ante la justicia ecuatoriana”. 

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) junto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) son las instituciones encargadas de velar por el cumplimiento de la Convención Americana por los estados que la han ratificado. El Salvador y otros 19 países de América Latina y el Caribe han aceptado la función de la Corte.

Este fallo obliga a estos estados a cuatro puntos:

1- Garantizar que el derecho a la educación integral incluya el acceso a educación sexual y reproductiva adaptada para que las niñas y adolescentes entiendan de manera adecuada sus derechos sexuales y reproductivos y lo que implican las relaciones afectivas. 

2- Reconocer que las adolescentes tienen libertades entre las que se encuentran la libertad sexual y el control propio de sus cuerpos y que pueden ser ejercidas de acuerdo a su capacidad y madurez que son evolutivas. 

3- Adoptar acciones adecuadas para prevenir violaciones a derechos humanos como la violencia sexual, asegurando la educación sexual y reproductiva a niñas, niños y adolescentes pues solo de esa manera podrán identificar y denunciar esos riesgos. 

4- Erradicar los estereotipos de género de ambientes educativos y sistemas judiciales.

Cifras de UNICEF indican que 3 de cada 10 estudiantes han sido acosadas en el ámbito escolar y, para el caso de El Salvador, un informe presentado por el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU) en 2019, muestra que 1 de cada 6 niñas han sufrido violencia sexual en al ámbito académico en El Salvador. Esta decisión de la Corte sería un paso importante para que se establezcan protocolos en los diferentes estados latinoamericanos para erradicar este tipo de violencia contra las niñas. 

Alharaca en redes

Más historias

Cindy

Cindy

Por Julia Gavarrete| La Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador determinó que Cindy no tuvo la intención de matar a su hijo y corrigió así una sentencia de una jueza que condenó a la mujer a 30 años de cárcel. Pero para Cindy no ha habido justicia plena, aún. La reducción de su pena a 10 años no hizo cambiar el delito: homicidio agravado. Cindy tenía planeada una vida con sus hijos y su pareja.
Alba Lorena

Alba Lorena

Por María Cidón Kiernan | Vivió más de nueve años en la cárcel. El Juzgado de Sentencia de Santa Tecla condenó a Alba Lorena a 30 años en 2010 por el homicidio agravado de su hijo recién nacido. La Corte Suprema de Justicia, el 7 de marzo de 2019, la liberó: reconoció que la condena era desmedida y que sus derechos fueron vulnerados desde niña: nunca pudo asistir a la escuela, fue violada y obligada a trabajar desde los 11 años. El Estado no ha reconocido sin embargo que sea inocente.
Maritza

Maritza

Por Julia Gavarrete| La Fiscalía no mostró ninguna prueba contundente, ni una, que evidenciara en el juicio que Maritza asesinó a su bebé recién nacido. Eso lo reconocieron los tres jueces de Sentencia de La Unión que abordaron el proceso contra Maritza por homicidio agravado.
Manuela

Manuela

Por María Cidón Kiernan | La historia de Manuela ya terminó. Murió en abril de 2010 por un cáncer linfático, mientras cumplía una condena de 30 años de cárcel. El 31 de julio de 2008, casi dos años antes de su muerte, el Juzgado de Sentencia de San Francisco Gotera la había declarado culpable del homicidio agravado de su hijo recién nacido. Tres jueces de Sentencia de El Salvador creyeron que Manuela asesinó a su hijo lanzándolo a la fosa séptica mientras daba a luz. Creyeron en una hipótesis que decía que ella tenía miedo a que descubrieran que era infiel. Su caso ahora es estudiado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
La idea loca que se convirtió en Imprudencia Colectiva

La idea loca que se convirtió en Imprudencia Colectiva

Ser mujer fotógrafa en El Salvador implica desafíos constantes. Un grupo de mujeres fotógrafas imprudentes se organizó para crear un espacio colectivo para visibilizar su trabajo, apoyarse mutuamente, empoderarse y crecer. Nos comparten su proceso proceso en esta columna.
Share This