Trabajo de cuidados en tiempos de pandemia

by May 1, 2020Descompases0 comments

Por Maricela Toche, Elena Beltrán y Claudia Interiano

1/05/2020

Ese trabajo no remunerado o remunerado que se hace en el hogar está compuesto por tareas necesarias para la vida, la convivencia, para que las empresas produzcan, para que el país esté bien económicamente y sí, también para quedarse en casa. 

Foto de Unsplash por pan xiaozhen 

En los más de 350 casos de búsqueda de personas desaparecidas y victimas de masacres que la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho apoya en México, Guatemala, Honduras y El Salvador, quienes buscan a sus desaparecidos en el tránsito migratorio hacia Estados Unidos, y las defensoras que apoyamos en la búsqueda, somos mujeres. 

Y no es mera coincidenciaLas mujeres somos en mayoría las que trabajamos en solidaridad, pero a la vez, somos invisibles en todo. Las que nos quedamos sin opciones de estudios, sin opciones de trabajo con salario formal; las que nos quedamos en casa haciendo todos los trabajos del hogarlas que nos quedamos en la comunidad trabajando por la mejor convivencia; las que nos quedamos defendiendo el derecho al agua; las que nos quedamos ajustando el dinero para comprar comida; las que nos quedamos haciendo búsqueda de seres queridos desaparecidos; las que nos quedamos en casa en tiempos de pandemia; las que no tenemos internet en casa y que buscamos beneficios socio económicos que no llegan, porque todesa labor ardua de cuidados es invisibilizada  

El Salvador, como todos los países del mundo, enfrenta una pandemia. Por esta razón, el país ha tenido que acatar medidas que obligan a la población a quedarse en sus hogares. Muchas personas, sobre todo las que no laboran en la primera línea de combate a la pandemiase han visto en la necesidad de buscar alternativas a sus formas de trabajo, que no se encuentran ni llegan a la puerta de la casa. Todo esto está teniendo impacto directamente en la salud física, mental emocional y laboral. 

La Asociación Comité de Familiares de Migrantes Fallecidos y Desaparecidos de El Salvador-COFAMIDEes una organización en la que el 82% de sus integrantes son mujeres adultas mayores con edades que van desde los 45 a 85 años Todas con carga  de trabajo de cuidados y del hogar no remunerados. Es el mismo trabajo que, de manera remunerada, está mal denominado por el Código de Trabajo salvadoreño como “doméstico”. Ese trabajo no remunerado o remunerado que se hace en el hogar está compuesto por tareas necesarias para la vida, la convivencia, para que las empresas produzcan, para que el país esté bien económicamente y sí, también para quedarse ecasa. 

En el contexto actual, el significado de los cuidados y del “#QuedateEnCasa” representa diversos retos para las mujeres salvadoreñas y tiene impactos en sus derechos a la salud y a la vida; pues, aparte de los desafíos de la pandemia, hay que lidiar con el silencio por el miedo a las violencias diversas en casa, a las violencias fuera de casa cuando vamos por víveres, a las agresiones sexuales dentro y fuera de casa, por particulares y por autoridades. 

Hasta en diversos medios de comunicación se reafirma la violencia contra las mujeres, que se consagra como una naturalización del macho que ordena – pero no porque sea organizado y limpio – sino porque dicta órdenes, y es así hasta aplaudido en redes sociales el que se pinte como cavernícola, que no cocine, ni lave platos, ni cuide de niños y niñas, como pudimos ver en la exhibición de Billy Calderón.  

Sí, quedate en casa, pero con la responsabilidad de colaboración justa de las labores del hogar, no sobrecargando de tareas a una persona. Una persona de la que, por el hecho de ser mujer o niña, se asuma o se determine que tiene la obligación de realizarlas. Ninguna niña nace con detergente y escoba incorporadas, ninguna mujer está obligada a parir niños para encargarse sola de ellos. 

Tengamos en cuenta que, cada día, médicas, enfermeras, policías y militares mujeres también salen a las calles a continuar siendo heroínas. A, la cadena de cuidados de personas y de la casa, se traslada seguramente y en el mejor de los casos, a una abuela, a una tía, a una hermana. Todo para poder salir a trabajar y dar todo por el todo para cuidar de salvadoreños y salvadoreñas. 

¿Quién reconoce este trabajo en casa? Al no ser reconocido, no se remunera. No se es beneficiaria de ningún bono, ni mucho menos se cuenta en la estadística de la jefatura de casa, porque seguramente no se es dueña de casa. Tampoco aparece el nombre en ningún subsidio de electricidad, de gas propanoo del Seguro Social. ¿Cómo se contabiliza a las mujeres en ésta situación que no tienen una profesión, pero que deben velar por que haya alimentos en casa? 

Muchas mujeres salvadoreñas, en especial personas adultas mayores, no cuentan con un empleo formal y se dedican a las ramas del comercio (44.7%) y servicios domésticos (10.6%). Por eso, se ven en la obligación de salir de sus hogares a trabajar día a día convirtiéndolas en foco de vulnerabilidad, en medio de la crisis. 

La atención de la pandemia y el cuidado de la vida y la salud, obviamente son prioritarias y, por eso mismo, es urgente tomar medidas socioeconómicas para responder a las realidades de las mujeres que sostenemos la vida en casa, en hospitales, en la educación, en la seguridad, en la salud mental, en la búsqueda de personas desaparecidas, en la defensa de los derechos humanos.  

El Primero de Mayo se reivindica con acciones reales frente a un derecho histórico de la humanidad: el trabajo. Debemos priorizar la reivindicación del trabajo de cuidados remunerado y no remunerado; un trabajo que no tiene exclusividad, y que también en el diario vivir es imprescindible para todos y todas, manteniendo la dignidad en garantías fundamentales que protegen a la población salvadoreña, como la salud y la vida. 

#QuedateYCompartamosResponsabilidadEnCasa 

 

Elena Beltrán: Relaciones Internacionales, cursando actualmente la maestría en Derechos Humanos y Educación para la Paz de la Universidad
de El Salvador. Defensora de Derechos Humanos de las personas migrantes y sus familias, desde el equipo de Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho en oficina de El Salvador.

Claudia Interiano, Abogada y Notaria salvadoreña. 20 años de experiencia representando a nivel penal y constitucional en casos de masacres y desapariciones durante conflicto armado y Masacre de 1932 contra pueblos originarios de El Salvador. Actualmente Coordinadora Regional del Area transnacional de la Fundación para la Justicia representando casos de personas desaparecidas en la ruta migratoria.

Maricela Toche, Ciencias Jurídicas. Ha trabajado en derechos de las mujeres, especialmente en derechos laborales y aplicación de políticas públicas con enfoque de género.  

Más historias

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Por Diana del Ángel | Cuando una mujer vive violencia, su decisión de denunciar o no es cuestionada sin consideración por las dificultades del proceso de denuncia. La historia de una mujer que sufrió violencia en la CDMX, publicada originalmente en Kaja Negra, nos muestra ese proceso.

Las mujeres que buscan solas

Las mujeres que buscan solas

Por Vilma Laínez | Han pasado casi cinco años desde la desaparición forzada de Roxana y María, dos jóvenes de Antiguo Cuscatlán. Sus madres, al igual que muchas otras, terminaron cumpliendo la función de detectives, buscándolas en hospitales y morgues. Hasta ahora, la Fiscalía General de la República se rehúsa a darles avances sobre el caso. Ellas siguen buscando.

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

Por Laura Flores | Hace 10 años la hija de Mirna Solórzano, Glenda Medrano, murió como parte de un grupo de 72 personas migrantes que fueron asesinadas en San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010. En esta entrevista Mirna habla de la desaparición y asesinato de su hija Glenda; de la falta de apoyo de autoridades salvadoreñas y mexicanas; y de su lucha por la búsqueda de justicia.

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Con la llegada del COVID19, muchos países decidieron suspender las clases presenciales en las escuelas. La educación pasó de los salones de clase a las salas, comedores, habitaciones, cocinas y jardines de las casas. ¿Cómo han vivido hasta ahora las mujeres esta realidad de ser madres, trabajadoras y educadoras al mismo tiempo durante este tiempo de pandemia?

Share This