La llamada

by Nov 19, 2019Descompases0 comments

Por Lauri García

¿En verdad, las madres podemos hablar, escribir y entender cosas que las demás mujeres no, sólo porque somos madres? ¿Eso no sería una peligrosa idea de superioridad moral, una trampa más del patriarcado?

Hace una semanas estaba trabajando en un café internet (sí, todavía existen, pocos, pero existen) intentando editar algo, cuando sonó mi teléfono celular. He de confesar que últimamente no soy adepta a recibir ni a hacer llamadas telefónicas. He contraído una especie sutil de misantropía, tal vez porque prefiero mandar y recibir mensajes de texto, en los que me expreso mejor, o porque entre las clases, la escritura y la crianza, realmente cuento con poco tiempo.

La llamada fue a media tarde, de mi amiga V. Ella, al contrario que yo, estaba en un estado de relajación envidiable frente a la playa después de unas cervezas, no estaba lidiando con el borrador de un poemario que intenta conseguir un premio o editor. Me confesaba que me quería y que nosotras, ambas, podemos hablar, escribir y entender cosas que las demás mujeres no, porque somos madres.

Al principio, desconfié de su hipótesis, pero le seguí la corriente y escuché su diálogo colmado de afecto. Colgó, no sin antes decirme, y le creo porque la conozco, que puedo contar con ella si necesito algo. Eso, en una ciudad donde, a veces, aún me siento recién llegada, es un tesoro. Alguien estará para mí si el infortunio me alcanza. Por breves segundos, me sentí culpable de no sentir alegría al inicio de la llamada y haber estado más preocupada por mi trabajo, pero luego, espanté la culpa judeocristiana y me quedé pensando.

¿En verdad, las madres podemos hablar, escribir y entender cosas que las demás mujeres no, sólo porque somos madres? ¿Eso no sería una peligrosa idea de superioridad moral, una trampa más del patriarcado? No creo, me respondí. Lo cierto, me dije, es que ser madre sí nos separa física y simbólicamente de las otras mujeres que no lo son. No somos más ni menos que las no madres, sólo somos diferentes, y claro, estamos más estresadas, sobre todo económica y logísticamente, y tenemos menos tiempo para nosotras mismas. Tal vez a las madres nos una, entre otras cosas, la renuncia que impone un sistema económico y social que no es amable con nosotras.

Con unas menos amables que con otras, porque, como ya lo he desarrollado antes, la maternidad también está atravesada por el capital económico, social, cultural y escolar. Como mujer de clase media en flexibilidad laboral, tengo que reconocerme privilegiada por sobre las mujeres que trabajan en las maquilas o son desempleadas. Son distintas las angustias, aunque a veces no tanto.

Cuando mi hijo era muy pequeño, me sentía frustrada porque no podía ir a cuanto evento cultural quisiera, como antes. Luego, después de darle muchas vueltas, abracé la idea de que es incómodo sostener el deseo de ser madres y que serlo implica una responsabilidad de la cual no hay vacaciones. Tardé muchos meses, años, en aceptarlo. Y a veces me lo repito como un mantra: “Debo ser responsable, un ser que no puede bastarse por sí mismo depende de mí”. Las madres cuidamos. Somos capaces de defender a los críos con uñas y dientes.

En El Salvador, el magistrado Eduardo Jaime Escalante está acusado de tocar a una niña de diez años, lo que ha movilizado física y virtualmente al país. El 4 de noviembre, la escritora Liza Onofre escribió en su FB: “Mi reconocimiento es para esa madre coraje, quien sabiendo que se enfrentaría a esa bestia misógina que es el sistema judicial salvadoreño, decidió seguir adelante con la acusación. Gracias a su valor, media sociedad está unida por una causa común. Porque en un país, acostumbrado a la inacción, sumisión y llanto digital, esta es una verdadera manifestación de inconformidad civil (…)”.

Una madre indignada de Altavista, Ilopango, El Salvador, versus un magistrado. En el terreno legal, la madre va rezagada pero, en el espacio simbólico, tiene todo el apoyo nacional e internacional. El caso de la madre que busca justicia para su hija de diez años, me hizo recordar a mi amiga V. y su llamada, a la posibilidad de que su hipótesis no sea desacertada y que ella, Liza, V., yo y las madres podamos entender ciertas cosas que otras personas no. Conmovernos de maneras distintas. La maternidad como defensa del otro, del más débil. La maternidad como comunidad frente al individualismo. Esa línea a veces tan difícil entre no poner en segundo plano nuestra existencia pero siempre estar para defender el bienestar de nuestras hijas e hijos en primera instancia.

Por otro lado, me gustaría pensar que las mujeres y hombres que no tienen ni tendrán hijos lo hacen por libre albedrío o previsión frente al deterioro ambiental. Pero me preocupa la posibilidad de que sea porque la autorrealización es el non plus ultra del semio y necrocapitalismo y que se está volviendo lugar común la idea de que las y los hijos son un obstáculo para dicha autorrealización que nos impone el sistema económico. Muchas personas que conozco desean tener hijos pero temen el hecho de que, aún sin familia, no llegan a fin de mes.

El filósofo surcoreando Byung Chul Han explica esta catástrofe actual: “Se ha pasado del deber de hacer una cosa al poder hacerla. Se vive con la angustia de no hacer siempre todo lo que se puede, y si no se triunfa, es culpa suya. Ahora uno se explota a sí mismo figurándose que se está realizando; es la pérfida lógica del neoliberalismo que culmina en el síndrome del trabajador quemado. Y la consecuencia, peor: Ya no hay contra quien dirigir la revolución, no hay otros de donde provenga la represión. Es la alienación de uno mismo, que en lo físico se traduce en anorexias o en sobreingestas de comida o de productos de consumo u ocio”.

En medio de este panorama no tan prometedor que compartimos, desearía que algunas no madres y no padres dejen de vernos de menos o como unas descabelladas por habernos atrevido a tener hijos y cierren para nosotras espacios públicos. Aunque las madres y padres y los no padres y no madres tengamos diferentes visiones de mundo, nos une la debacle económica y ambiental. Desearía que todas las mujeres, seamos madres o no, tuviéramos siempre a quien llamar -en medio del atomizado tejido social posmoderno- cuando estamos inspiradas frente al mar como V. o en busca del sostén existencial, emocional y económico que solo las amigas pueden dar. Hoy llamé llorando a S. y me contuvo, de esa manera que solo una amiga puede hacerlo. Sea madre o no.

Imagen de uso libre: Canva

Lauri García Dueñas (San Salvador, 1980) es maestra en Comunicación y Cultura por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) becada por la Fundación Heinrich Böll. Escritora y periodista. Ha publicado seis libros de poesía y dos libros de investigación periodística. Actualmente, es catedrática de Introducción al pensamiento filosófico y Filosofías de la Comunicación en la Universidad Loyola del Pacífico. Coordinadora del programa municipal Red de Letras. Y, por supuesto, es la atribulada mamá de Agustín de tres años y medio.

Más historias

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Por Diana del Ángel | Cuando una mujer vive violencia, su decisión de denunciar o no es cuestionada sin consideración por las dificultades del proceso de denuncia. La historia de una mujer que sufrió violencia en la CDMX, publicada originalmente en Kaja Negra, nos muestra ese proceso.

Las mujeres que buscan solas

Las mujeres que buscan solas

Por Vilma Laínez | Han pasado casi cinco años desde la desaparición forzada de Roxana y María, dos jóvenes de Antiguo Cuscatlán. Sus madres, al igual que muchas otras, terminaron cumpliendo la función de detectives, buscándolas en hospitales y morgues. Hasta ahora, la Fiscalía General de la República se rehúsa a darles avances sobre el caso. Ellas siguen buscando.

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

Por Laura Flores | Hace 10 años la hija de Mirna Solórzano, Glenda Medrano, murió como parte de un grupo de 72 personas migrantes que fueron asesinadas en San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010. En esta entrevista Mirna habla de la desaparición y asesinato de su hija Glenda; de la falta de apoyo de autoridades salvadoreñas y mexicanas; y de su lucha por la búsqueda de justicia.

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Con la llegada del COVID19, muchos países decidieron suspender las clases presenciales en las escuelas. La educación pasó de los salones de clase a las salas, comedores, habitaciones, cocinas y jardines de las casas. ¿Cómo han vivido hasta ahora las mujeres esta realidad de ser madres, trabajadoras y educadoras al mismo tiempo durante este tiempo de pandemia?

Share This