Emancípate, hermana

by Oct 29, 2019Descompases0 comments

Por Lya Cuéllar

Inspirada en un encuentro de la vida real, Lya Cuéllar escribió un monólogo con frases reales e imaginadas de un feministo.

Hola. Te quería decir que te admiro.
Yo admiro a las mujeres feministas y luchadoras como vos.
Hay demasiado macho suelto. Cómo cosifican a las mujeres.
Pero yo soy aliado.
¿Ya te dije que soy aliado?
Porque soy aliado, ¿eh?
Soy aliado. Orgulloso de llamarme feminista.

Soy feminista aunque me molesten los demás hombres.
Me miran mal porque las acompaño en la lucha.
Es que esos machos solo ven sus cuerpas como objetos sexuales.
Pero yo respeto tu cuerpa.
Qué bonita cuerpa.
¿Te puedo tocar la cuerpa?

No lo digo en plan acosador.
Pero como sé que vivís tu sexualidad libremente…
La podés vivir conmigo.
#sexpositive

Y, bueno, sí, estoy casado.
Pero el matrimonio es una institución súper patriarcal, ¿no?
¿Ya viste el documental de Netflix sobre la monogamia?
Ahí te lo explican bien. Te lo recomiendo.
¿Tenés Netflix? Lo podemos ver juntos en el desayuno.

Tengo una relación abierta.
No sé si mi esposa también.
Lo estamos hablando.
Estamos teniendo una conversación.
Abierta.
La conversación está abierta, no la relación.
Técnicamente somos “monógamos”, pero la monogamia es un constructo.
Deconstruyámonos. En tu cuarto o en el mío.

Igual no quería que cogiéramos.
Ni condones tenemos. Y yo sin condones no.
A menos que vos querás. ¿Querés?
Bueno, igual yo no quería que cogiéramos.
A menos que vos querás.

Bueno, ya. Si no querés, no.
No es no.
Los hombres tenemos que saber respetar el no.
No significa no.
Yo entiendo y respeto los no.
…Así que decime ya que sí, pues.

Pero, ¿por qué no querés? ¿Te da culpa?
La culpa es un invento machista para coaccionar a las mujeres.
Emancípate, hermana.

Más historias

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Por Diana del Ángel | Cuando una mujer vive violencia, su decisión de denunciar o no es cuestionada sin consideración por las dificultades del proceso de denuncia. La historia de una mujer que sufrió violencia en la CDMX, publicada originalmente en Kaja Negra, nos muestra ese proceso.

Las mujeres que buscan solas

Las mujeres que buscan solas

Por Vilma Laínez | Han pasado casi cinco años desde la desaparición forzada de Roxana y María, dos jóvenes de Antiguo Cuscatlán. Sus madres, al igual que muchas otras, terminaron cumpliendo la función de detectives, buscándolas en hospitales y morgues. Hasta ahora, la Fiscalía General de la República se rehúsa a darles avances sobre el caso. Ellas siguen buscando.

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

Por Laura Flores | Hace 10 años la hija de Mirna Solórzano, Glenda Medrano, murió como parte de un grupo de 72 personas migrantes que fueron asesinadas en San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010. En esta entrevista Mirna habla de la desaparición y asesinato de su hija Glenda; de la falta de apoyo de autoridades salvadoreñas y mexicanas; y de su lucha por la búsqueda de justicia.

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Con la llegada del COVID19, muchos países decidieron suspender las clases presenciales en las escuelas. La educación pasó de los salones de clase a las salas, comedores, habitaciones, cocinas y jardines de las casas. ¿Cómo han vivido hasta ahora las mujeres esta realidad de ser madres, trabajadoras y educadoras al mismo tiempo durante este tiempo de pandemia?

Share This