A “Marta” y las mujeres periodistas

by Jul 20, 2020Descompases0 comments

Por Angélica Cárcamo

Angélica Cárcamo, presidenta de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), se pronuncia sobre la instrumentalización política que se ha hecho de una de las duras realidades que enfrentan las mujeres en El Salvador: la violencia de género.

“”Hace unas semanas el medio digital Diario La Página, actualmente administrado por el Consejo Nacional de Administración Pública (Conab), una dependencia del ejecutivo, publicó una serie de contenidos de desinformación en la que instrumentaliza una de las duras realidades que enfrentamos las mujeres en El Salvador: la violencia de género.

“Marta”, no te conozco, pero al leer cada uno de los pseudo artículos carentes de todo método periodístico, me identifico con el malestar, la impotencia y el dolor que estás enfrentando en estos momentos en el que tu caso se ha convertido en un claro instrumento político. 

Como ya es costumbre el Estado nos ha fallado, empezando por el mismo Presidente de la República, Nayib Bukele, quien semanas atrás deslegitimó a las organizaciones feministas acusándolas de ser un instrumento para atacarlo y asegurando que “las mujeres están más seguras”, pese a que hay 28 casos de feminicidios durante la pandemia, según información de la Organización de Mujeres Salvadoreñas (Ormusa). Pero en su doble moral y como una forma de vengarse contra uno de los medios que ha revelado claros indicios de corrupción en su gobierno utilizó a La Página, que tenía cierto nivel de credibilidad, lo convirtió en una Britany y tergiversó tu caso, colocando palabras que nunca mencionaste y con ello violó tu derecho como afectada. 

Además, instrumentalizó al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (Isdemu) quien pide investigaciones en este caso, pero guardó un silencio cómplice contra las denuncias de acoso sexual contra el director de prensa de Megavisión, Roberto Hugo Preza. 

Incluso, el mismo Fiscal General, Raúl Melara, se prestó al juego en decir que está obligado a investigar todo hecho de violencia, pero la institución que dirige  nunca quiso tomar las declaraciones de las mujeres que intentaron denunciar a Hugo Preza, o sus fiscales no actuaron de forma diligente ante la denuncia contra el ex presentador de noticias, Carlos Toledo, acusado de acoso contra una colega; o el del ex presentador del programa Domingo para Todos, Maximiliano González, acusado de pertenecer a una red de trata de personas. Actualmente ambos están en libertad.

Si el Fiscal está comprometido con la verdad y la justicia, además de la investigación hacia El Faro, también debe iniciar un proceso de investigación por difamación, calumnia y daños morales hacia tu persona por parte del medio La Página. Al mismo tiempo, debe iniciar una investigación interna pues también has denunciado una posible filtración de información de un caso al que pediste reserva total. 

Es doloroso que en nuestro país nuestra palabra como mujeres no valga, que otros (principalmente hombres) hablen por nosotras sin siquiera conocer nuestros procesos y luchas. Tu caso, Marta, debe ser un ejemplo para que instancias internacionales como ONU Mujeres y las Relatorías especiales de Libertad de Expresión y de los Derechos de las Mujeres condenen al Estado Salvadoreño por instrumentalizar con fines políticos la violencia de género en lugar de realizar verdaderas acciones para su erradicación.

Lo cierto es que, en El Salvador, la situación de las mujeres periodistas es alarmante. En 2018 un informe de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) reveló de forma alarmante que el 100% de las mujeres sufrimos algún tipo de acciones de acoso por parte de funcionarios, otras fuentes informativas, compañeros de trabajo y jefaturas. Somos vulnerables en cualquier espacio.

También, el Centro de Monitoreo de Agresiones a Periodistas APES ha sistematizado una serie de vulneraciones, principalmente agresiones digitales, por parte de fanáticos y cuentas falsas afines al Presidente Bukele que utilizan discursos de odio y llenos de comentarios misóginos. Cito los casos de Karen Fernández, Mariana Belloso, Josseline Roca, Carmen Rodríguez, Krissia Girón, Julia Gavarrete, mi persona y otras más a quienes nos han insultado y hasta amenazado por nuestras opiniones, o incluso nos han bloqueado de las cuentas institucionales y de funcionarios de gobierno, en todos ellos ni Isdemu o la FGR han realizado denuncias o investigaciones de oficio. 

“Marta”, hasta donde te encuentres te abrazo y te digo no estás sola, hay muchas colegas periodistas que hemos enfrentado situaciones de acoso o expresiones de violencia por nuestra condición de género, pero soy consciente que la unidad entre nosotras, respetando nuestras diversidades, nos permitirá salir adelante de esta cloaca de violencia que debemos hacer frente día a día. 

Un abrazo. 

Angélica Cárcamo es periodista, coordinadora de formación e investigación para la red de radios comunitarias de ARPAS, consultora en comunicación y género, libertad de expresión, transparencia y gestión estratégica para radios. Presidenta de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES).

Más historias

Latitudes del placer: recalculando ruta

Latitudes del placer: recalculando ruta

Por Marcela Escolán | Pese a ser un proceso natural, la menstruación todavía es invisibilizada y estigmatizada. Marcela Escolán plantea el autoconocimiento del ciclo menstrual propio como forma de resistencia a esa estigmatización. En su columna, nos cuenta sobre su experiencia registrando y bordando su menstruación.

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Un temblor que no cesa, denunciar violencia en CDMX

Por Diana del Ángel | Cuando una mujer vive violencia, su decisión de denunciar o no es cuestionada sin consideración por las dificultades del proceso de denuncia. La historia de una mujer que sufrió violencia en la CDMX, publicada originalmente en Kaja Negra, nos muestra ese proceso.

Las mujeres que buscan solas

Las mujeres que buscan solas

Por Vilma Laínez | Han pasado casi cinco años desde la desaparición forzada de Roxana y María, dos jóvenes de Antiguo Cuscatlán. Sus madres, al igual que muchas otras, terminaron cumpliendo la función de detectives, buscándolas en hospitales y morgues. Hasta ahora, la Fiscalía General de la República se rehúsa a darles avances sobre el caso. Ellas siguen buscando.

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

“Nosotros siempre queremos saber la verdad: ¿Qué pasó con nuestros familiares?”

Por Laura Flores | Hace 10 años la hija de Mirna Solórzano, Glenda Medrano, murió como parte de un grupo de 72 personas migrantes que fueron asesinadas en San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010. En esta entrevista Mirna habla de la desaparición y asesinato de su hija Glenda; de la falta de apoyo de autoridades salvadoreñas y mexicanas; y de su lucha por la búsqueda de justicia.

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Madres, trabajadoras y maestras en casa

Con la llegada del COVID19, muchos países decidieron suspender las clases presenciales en las escuelas. La educación pasó de los salones de clase a las salas, comedores, habitaciones, cocinas y jardines de las casas. ¿Cómo han vivido hasta ahora las mujeres esta realidad de ser madres, trabajadoras y educadoras al mismo tiempo durante este tiempo de pandemia?

Share This