21.05 – Pienso en todas las maestras y equipos de trabajo que se quedan sin empleo

by May 21, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Sofía*
Muchos padres no están pagando o han decidido desmatricular a sus hijos. Me contó que los entiende, pues varios han perdido sus empleos u otras fuentes de ingresos.

Ilustración: Natalia Franco

Hola,

He pensado mucho en el derecho de nuestros niños a la educación. Cerraron el kínder el 11 de marzo, cinco días después de que llegara mi bebé a casa, luego de sus dos semanas en el hospital. Ese día se cerró todo el sistema educativo.

A mi pequeño esto le golpeó, después de casi 3 años de ser hijo único se quedó confinado en casa viendo como una nueva hermanita que le quitó la atención full time de sus papás. Como nuestra pequeña ha tenido algunas complicaciones, necesita más tiempo para sus cuidados, al igual que de ambos progenitores. Mi hijo pregunta con ansias todos los días por sus amigos del kínder y por sus profesoras.

Pensamos que esta situación iba a mejorar, pero no, el gobierno ha dicho que el sistema educativo reanudará sus clases presenciales hasta el próximo 2021. Mientras tanto, todos pueden seguir en el sistema de estudios por internet. Eso no funciona para los niños pequeños. Ellos necesitan jugar y hacer travesuras, aprender a hablar, hacer amigos. Sé que somos de los afortunados de las clases medias con acceso al internet. Con esto hemos tenido varias sesiones de Zoom con los de parvularia, organizada por el kindergarten. La maestra muy amable canta alguna canción, muestra algún muñeco, pero todas las demás pantallitas tienen niños haciendo cualquier cosa, desde comer, llorar, jugar, correr y a veces seguir la indicación de la profe. A veces solo se ve el sillón vacío o un perro.

Hablé hace pocos días con la directora del kínder. Me dijo que están muy tristes por la situación. Sé que son un equipo muy comprometido y que les duele no hacer las actividades que tenían planeadas con los niños, pero también me dijo que están prontos a quebrar como institución. Muchos padres no están pagando o han decidido desmatricular a sus hijos. Me contó que los entiende, pues varios han perdido sus empleos u otras fuentes de ingresos. Además, los que tenemos hijos en edad de kínder, no buscamos solo educación, buscamos cuidados de los niños y socialización. Eso no se logra realmente online.

La directora me comentó que han hablado con muchos kínderes, y todos están en situación de pronto ir a bancarrota, si es que así le podemos llamar a estos centros que normalmente no son bien pagados. Pienso en todas las maestras y equipos de trabajo que se quedan sin empleo. En los jardineros, en las nanitas, en el personal de limpieza. Pienso en la crisis del cuidado que se avecina, cuando las madres y padres volvamos a trabajar y no tengamos a dónde llevar a nuestros chiquis. Me duele pensar en las niñas y los niños encerrados en los que deberían ser los años más juguetones y traviesos de su vida.

Sofía

*Sofía solicitó mantener su identidad anónima por haber sufrido previamente acoso en redes sociales.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

14.09 – Imán de extóxicos, no es karma

Por Metzi Rosales Martel | Un consejo no solicitado, no vayan a caer de nuevo con un ex por esta nueva normalidad. Recuerden que el amor romántico no existe. Es otra trampa del patriarcado. Las personas solo cambian cuando ellas lo deciden.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.09 – Juntos después de seis meses

Por Daniela Medrano | Entiendo que es por seguridad. Sin embargo, no dejo de tener miedo de perder esa comodidad con el calor humano. En general, soy una persona poco afectuosa y la cuarentena lo ha reforzado al mantenerme alejada de todxs.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

23.08 – Si yo fuera hombre, me felicitarían todos los días

Por Paty Trigueros | Están las expectativas desiguales que se depositan en una por ser mujer, o la ausencia de expectativas, porque se supone que deberíamos de reproducir la vida y ya.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.08 – Resulta que las “vístimas” son ellos, los extóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Varias amigas y conocidas me han escrito para contarme que se sienten identificadas con la carta anterior. Y que se han reído mucho al leerla. Algunos ex también me escribieron. No para felicitarme, jajajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

27.07 – Recicladora de ex tóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Aunque sea feminista, no estoy exenta ante las trampas del maldito amor romántico. Soy otra hija del patriarcado, pero soy feminista en deconstrucción, tengan piedad de mí y perdónenme por mi vida loca.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

05.08 – Me han caído bien las no-vacaciones

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.07 – Todo lo rico hace mal

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.07 – Comer, dormir, rezar y amar

Por Metzi Rosales Martel | La vida no debería ser tan mierda con la humanidad, pero eso depende de la misma humanidad.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.07 – Si trabaja no cocine: un consejo de #MetziSuAmiga

Por Metzi Rosales Martel | La ventaja que le veo es que soy tan independiente, pero tan independiente, que soy autosuficiente en casi todo… como la vez que se me quemaron los plátanos fritos por estarme autogratificando, jajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

Por Metzi Rosales Martel | Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Alharaca en redes

Más historias

Share This