18.07 – Todo lo rico hace mal

by Jul 18, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Paty Trigueros

Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Sábado, 18 de julio de 2020

Queridas:

Hoy ando de goma. Una goma de día de semana: es de esas que se caracteriza por tener una mezcla extraña y permanente de sed y hambre. Incómodo. Incómodo, pero valió la pena el desvelo y las cervezas (aunque, pues, no debo).

No debería tomar más de 3 cervezas nunca, por mis problemas de azúcar, de la misma manera en la que no debí de haberme comido un brownie ahora en la tarde (pero mi alma lo necesitaba).

Aún voy y vuelvo al borrador de ideas y de preguntas existenciales, y no resuelvo el problema de ¿por qué seguir, si me hace daño?

Todo lo rico hace mal.

Pero es que ayer fue duro. No sé qué estaba pasando con los astros, pero hasta se me bajó la presión y estuve peleando pasivo-agresivamente porque perdí un tiquete del parqueo. Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Estas semanas han sido un poco intensas, como que se me juntaban un montón de cosas y cambié mi estrategia de hacer todo a última hora y he avanzado proyectos personales, y también trabajado sistemáticamente en lo que tenga que hacer. A veces con días muy cargados, y noches más despejadas. Pero el problema es que me lleno de actividades, y me cuido y medito y lo que sea, pero el sentimiento subyacente era y sigue siendo una profunda incomodidad. Siempre que me preguntan “¿cómo estás?” contestaba que bien, pero que “ya estoy harta”.

Como no he podido volver a mi casa [en Guatemala], ya esto de tener ropa interior contada y usar minishorts me está pesando. Yo tenía una filosofía: no usar shorts. Son algo completamente ajeno a mi carácter, y no tengo shorts en mi closet. Pero la pandemia me ha transformado en alguien que usa minishorts de su hermana porque no tiene de otra, y ya arruiné algunos de mis outfits de usos múltiples. Por dentro, pienso en soluciones y por fuera todo lo que escucho es que esto nunca va a terminar. No quiero vivir en shorts para siempre.

Me puse sensible y sentimental, de nuevo. Todo se tiñe de azul y morado, ¿o es que igual siempre me tomo todo en serio?

Creo que es esto último: me gusta lo que hago y no me tomo las cosas a la ligera, y respondo a los dos segundos de recibir un mensaje y amo los emails. He allí la necesidad de “un par” de cervecitas y un self-love brownie… Pero ahora necesito 3 siestas y un té, y dormirme temprano.

Espero que estén bien, hermanas.

XO

PT

P.D. En la mañana me metí a la piscina. Los piscinazos y los postres son dos síntomas de que mi cuerpo, y mi mente, necesitan un empujón. ¿Es la goma o solo este cansancio físico y emocional?

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.07 – Comer, dormir, rezar y amar

Por Metzi Rosales Martel | La vida no debería ser tan mierda con la humanidad, pero eso depende de la misma humanidad.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.07 – Si trabaja no cocine: un consejo de #MetziSuAmiga

Por Metzi Rosales Martel | La ventaja que le veo es que soy tan independiente, pero tan independiente, que soy autosuficiente en casi todo… como la vez que se me quemaron los plátanos fritos por estarme autogratificando, jajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

Por Metzi Rosales Martel | Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

11.06 – El día que me “sanitizaron” hasta las nalgas

Por Metzi Rosales Martel | Antes de entrar, el pandillero a cargo me indicó que me iba a “sanitizar”. Me roció tanto líquido, que el pantalón se me pegó a las nalgas. Si hubiera andado con calzón, y no con hilo, no hubiera pasado esto.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.06 – Me siento sin planes y sola, y desplazada

Por Paty Trigueros | Como parte de mi sensibilidad, surgió una nueva rebeldía e hice un par de cositas que no debía, como tener una pijamada con tabaco, chelas y pizza. ¡Anarquía!

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.06 – El día que me quedé sin calzones limpios… todas somos Esperancita

Por Metzi Rosales Martel | Durante 25 días no pude lavar ropa… sé que fueron tantos días porque fue la cantidad de calzones que me tocó lavar ayer. Ya no tenía uno solo limpio.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.06 – Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles

Por Paty Trigueros | Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

01.06 – El cóctel apocalíptico del cual COVID-19 es solo la cereza

Por Gabriela Rivera | Siempre saludo a las docenas de policías y militares que encuentro en el camino a mis mandados. También saludo a la señora de la tienda, también me he puteado con algunas personas, pero ya casi no. No estamos en tiempos de putearnos, a pesar de todo.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

21.05 – Pienso en todas las maestras y equipos de trabajo que se quedan sin empleo

Por Sofía* | Muchos padres no están pagando o han decidido desmatricular a sus hijos. Me contó que los entiende, pues varios han perdido sus empleos u otras fuentes de ingresos.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.05 – He visto cómo mi hijo de 3 años se ha puesto deprimido

Por Sofía* | Afuera hay un dron que, cuando nos ve, nos persigue. No sé si será algún vecino loco o si son realmente esas formas de control a las que ha llamado tanto la municipalidad como el gobierno nacional. Sea como sea, asusta.

Más historias

Share This