18.05 – He visto cómo mi hijo de 3 años se ha puesto deprimido

by May 18, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Sofía*

Afuera hay un dron que, cuando nos ve, nos persigue. No sé si será algún vecino loco o si son realmente esas formas de control a las que ha llamado tanto la municipalidad como el gobierno nacional. Sea como sea, asusta.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Lunes, 18 de mayo de 2020

Hola, chicas:

Ya saben que tengo un hijo de 3 años. Como típico niño de su edad es creativo, curioso, ruidoso y me siento orgullosa de él. Elegimos vivir en el centro de Antiguo Cuscatlán, en la parte que todavía es como pueblo. Como la zona es cara solo podemos pagar una casa pequeñita, pero lo que más nos ha importado aquí es tener acceso al derecho a la ciudad en una forma de vida peatonal. Renunciamos a la posibilidad de una casa mejor con tal de poder ir caminando al trabajo, tener varios parques hermosos y accesibles cerca, comprar sorbete en la calle, ir al super a pie, hacernos amigos de los bolos del parque, de las señoras que venden tortillas, de los bicicleteros que venden pan, de los meseros de las pupuserías. Desde bebé le hicimos una rutina de caminar en el alrededor y la gente nos conoce como familia, pero sobre todo a mi hijo, y me siento protegida y cuidada por mi comunidad.

Este pequeño, acostumbrado a salir, tiene más de dos meses de encierro por la cuarentena del COVID-19 y he visto cómo se ha puesto deprimido. Llora mucho, hace berrinches como nunca antes, grita con fuerza, boxea con los sillones, se cae todos los días después de chocar contra algún mueble. Tratamos de acompañarlo, abrazarlo y decirle que lo amamos, pero está muy frustrado. Ya van varios días que salimos solo a caminar un poco al pasaje, con este calor es necesario. Pero afuera hay un dron que, cuando nos ve, nos persigue. No sé si será algún vecino loco o si son realmente esas formas de control a las que ha llamado tanto la municipalidad como el gobierno nacional. Sea como sea, asusta, el chiqui me dice ya “mami el dron nos viene siguiendo”, y corre a esconderse en la casa. Me siento en una persecución.

Siento truncado nuestro derecho a la ciudad y al espacio público, pero para mi hijo explícitamente a su derecho al juego, a la movilidad (porque existen y son reales). Me duele muchísimo verlo tan triste y enojado, siento que lo estamos torturando, y no es justo. Tiene solo tres años.

Sofía

*Sofía solicitó mantener su identidad anónima por haber sufrido previamente acoso en redes sociales.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

14.09 – Imán de extóxicos, no es karma

Por Metzi Rosales Martel | Un consejo no solicitado, no vayan a caer de nuevo con un ex por esta nueva normalidad. Recuerden que el amor romántico no existe. Es otra trampa del patriarcado. Las personas solo cambian cuando ellas lo deciden.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.09 – Juntos después de seis meses

Por Daniela Medrano | Entiendo que es por seguridad. Sin embargo, no dejo de tener miedo de perder esa comodidad con el calor humano. En general, soy una persona poco afectuosa y la cuarentena lo ha reforzado al mantenerme alejada de todxs.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

23.08 – Si yo fuera hombre, me felicitarían todos los días

Por Paty Trigueros | Están las expectativas desiguales que se depositan en una por ser mujer, o la ausencia de expectativas, porque se supone que deberíamos de reproducir la vida y ya.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.08 – Resulta que las “vístimas” son ellos, los extóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Varias amigas y conocidas me han escrito para contarme que se sienten identificadas con la carta anterior. Y que se han reído mucho al leerla. Algunos ex también me escribieron. No para felicitarme, jajajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

27.07 – Recicladora de ex tóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Aunque sea feminista, no estoy exenta ante las trampas del maldito amor romántico. Soy otra hija del patriarcado, pero soy feminista en deconstrucción, tengan piedad de mí y perdónenme por mi vida loca.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

05.08 – Me han caído bien las no-vacaciones

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.07 – Todo lo rico hace mal

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.07 – Comer, dormir, rezar y amar

Por Metzi Rosales Martel | La vida no debería ser tan mierda con la humanidad, pero eso depende de la misma humanidad.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.07 – Si trabaja no cocine: un consejo de #MetziSuAmiga

Por Metzi Rosales Martel | La ventaja que le veo es que soy tan independiente, pero tan independiente, que soy autosuficiente en casi todo… como la vez que se me quemaron los plátanos fritos por estarme autogratificando, jajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

Por Metzi Rosales Martel | Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Alharaca en redes

Más historias

Share This