15.06 – Me siento sin planes y sola, y desplazada

by Jun 18, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Paty Trigueros

Como parte de mi sensibilidad, surgió una nueva rebeldía e hice un par de cositas que no debía, como tener una pijamada con tabaco, chelas y pizza. ¡Anarquía!

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Lunes, 15 de junio de 2020

Hola, chicas,  
 
¿Cómo están? 
 
Mis energías erráticas cambiaron: creo que las ganas de rendirme con estupefacientes se transformaron en… sentirme sensible. Afectada por lo que está pasando por dentro y afuera, y con mucho más cuidado a la hora de planear mi semana. Es más, no fui muy productiva. Se me atrasaron un par de cosas y lo más transparente que pude ser fue decir: “Esta semana no he sido muy funcional.” 
 
Como parte de mi sensibilidad, surgió una nueva rebeldía e hice un par de cositas que no debía, como tener una pijamada con tabaco, chelas y pizza. ¡Anarquía! Falté a mis clases de arte de todos los viernes por Zoom y amanecí un poco delicada. Para sumarle a la sensibilidad de mi mente, mi cuerpo se puso sensible y me hizo daño la pizza recalentada de desayuno.  

Obvié los síntomas, al inicio. Bailé y canté con los audífonos puestos. Consumo patológico del CD entero que me gusta de Glass Animals. Hice yoga en bikini, bajo el sol. Comí tacos. Café y semita. Leí cosas que me gustan. Ignoré emails y mensajes. Por la noche, con la panza deshecha, me tomé una agüita mineral y un poco de mota, en nuestras reuniones sabatinas con la mara chapina. Estábamos celebrando que íbamos a cumplir 100 días de cuarentena y reemplazando los cigarros que compartíamos afuerita del bar, y de cierto modo nos transportábamos cada vez más a cuando es después de la 1 y nos están sirviendo aún una “última ronda” en la barra.  
 
–Paty, regresate; te mandamos a traer–. 
 
Al día siguiente, mi cuerpo debilitado no pudo absorber las noticias acerca del plan de reapertura de la economía. Me sigue sin quedar claro qué hacer con Guatemala, y no tomo nada [de estas nuevas medidas] como un regreso a la “normalidad que teníamos”. Es más, hasta no ver no creer. No podía entender si mi sensibilidad rezagada se convirtió en melancolía en sus expresiones más puras. Cama, cigarros, cel. Un par de conversaciones alentadoras, pero incluso cuando vi a mis amigos en Zoom, los que están en otros países, los vi con esperanza, claridad y acompañados. Yo me siento sin planes y sola, y desplazada. Quizás eso me catapultó a las lyrics de una rolita grunge de los 90’s. Así de sentimental me la pasé y postergué mi trabajo, hasta que dieron la 1:30 AM y va, ‘ta bueno, aquí te mando el reporte final que te debía. Mi jefe me acusó el correo de recibido y me dijo: “Espero que todo bien por allá”, como quien dice “no andés mandando emails de trabajo a las 2 AM.” 
 
Es lunes y me desperté a las 7:45 a meditar y escribir. Después puse Molotov para desayunarme mi bol de frutas y café. ¿Será que de esto se trata el equilibrio?  
 
La verdad es que el equilibrio me vale, y me gusta esto de hacer lo que me hace bien. Se han multiplicado las duchas con agua caliente para relajar los músculos y estoy considerando seriamente cantar en voz alta más seguido. Ahorita me siento comprometida con adoptar la actitud de Todo me vale, y no chingo a nadie… Aunque, por lo general, cuando digo “No me importa”, me crece la nariz y soy notoriamente conocida por nunca estar al suave.  
 
A ver qué pasa. 
 
Besos, 
 
PT

Adjunto fotos de mi spot improvisado de meditación y yoga y una foto de yo fingiendo que todo está bien, cuando no.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.07 – Todo lo rico hace mal

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.07 – Comer, dormir, rezar y amar

Por Metzi Rosales Martel | La vida no debería ser tan mierda con la humanidad, pero eso depende de la misma humanidad.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.07 – Si trabaja no cocine: un consejo de #MetziSuAmiga

Por Metzi Rosales Martel | La ventaja que le veo es que soy tan independiente, pero tan independiente, que soy autosuficiente en casi todo… como la vez que se me quemaron los plátanos fritos por estarme autogratificando, jajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

Por Metzi Rosales Martel | Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

11.06 – El día que me “sanitizaron” hasta las nalgas

Por Metzi Rosales Martel | Antes de entrar, el pandillero a cargo me indicó que me iba a “sanitizar”. Me roció tanto líquido, que el pantalón se me pegó a las nalgas. Si hubiera andado con calzón, y no con hilo, no hubiera pasado esto.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.06 – Me siento sin planes y sola, y desplazada

Por Paty Trigueros | Como parte de mi sensibilidad, surgió una nueva rebeldía e hice un par de cositas que no debía, como tener una pijamada con tabaco, chelas y pizza. ¡Anarquía!

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.06 – El día que me quedé sin calzones limpios… todas somos Esperancita

Por Metzi Rosales Martel | Durante 25 días no pude lavar ropa… sé que fueron tantos días porque fue la cantidad de calzones que me tocó lavar ayer. Ya no tenía uno solo limpio.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.06 – Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles

Por Paty Trigueros | Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

01.06 – El cóctel apocalíptico del cual COVID-19 es solo la cereza

Por Gabriela Rivera | Siempre saludo a las docenas de policías y militares que encuentro en el camino a mis mandados. También saludo a la señora de la tienda, también me he puteado con algunas personas, pero ya casi no. No estamos en tiempos de putearnos, a pesar de todo.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

21.05 – Pienso en todas las maestras y equipos de trabajo que se quedan sin empleo

Por Sofía* | Muchos padres no están pagando o han decidido desmatricular a sus hijos. Me contó que los entiende, pues varios han perdido sus empleos u otras fuentes de ingresos.

Más historias

Share This