06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

by Jul 6, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Metzi Rosales Martel

Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Lunes, 06 de julio de 2020

Pst, pst.

Así como tengo 20 de calzones viejos + 5 bóxeres femeninos + 5 hilos, también tengo zapatos y ropa vieja, pero en buen estado. Desde chiquita aprendí a cuidar todo. Si no lo hacía, mi mamá me puteaba y verguiaba. Con ella todo venía en combo. De allí también proviene mi TOC de limpieza. No me quejo, aprendí cosas útiles para toda mi vida, que además contaminan menos el ambiente.

Pues bien, mis tenis ya tenían siete años de acompañarme. Hace un par de años se les desprendió la suela y los mandé a arreglar, junto con otras zapatillas tenis. Ambos pares quedaron como nuevos, pero como nada dura para siempre, en las idas y venidas que han tenido: salir a caminar, gimnasio y, recientemente, cualquier salida—cuando tengo que ir a comprar, bultear donativos, víveres y entregarlos—, pues, comenzaron a romperse. Las capas de suela comenzaron a desprenderse y ya están cuarteados. Ya no tiene sentido intentar repararlos. Los $20 que me costaron más los $10 del cambio de suela ya dieron su vida útil; tengo que dejarlos ir. Fueron una gran y buena inversión.

Tenía miedo de que me fueran a dejar a medio andar como me sucedió hace años, cuando trabaja en LPG y a unas sandalias se les despegó la suela justo cuando tenía que ir a hacer una entrevista. Recuerdo que, en otra ocasión, como medida contingencial, ocupé pega, tirro y hasta grapas. Claro, nunca me ha pasado nada tan chistoso como a una colega, que por correr bajo la lluvia, se le reventó su sandalia, jajajajaja. Como nos reímos esa vez.

Pues, les cuento qué ha sido complicado poder comprar unos tenis en línea. No es por vanidad, es por utilidad. Vi unos bonitos, me gustaban mucho, pero costaban $115. Me pareció ofensivo su precio. Con esa cantidad de dinero se puede comprar la canasta básica rural para que tres personas se alimenten durante un mes. Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona. Una que incluya: arroz, frijoles, leche en polvo, azúcar, sal, canela, huevos, quesillo, harina de maíz, aceite, pollo, tilapia, naranjas, tomates, chiles verdes, cebollas, orégano y ajos. Ah, además, un rollo de papel higiénico y un jabón de olor. Claro, si los compran a las personas que los cultivan y en tiendas de mayoreo. De paso generan un efecto cascada que inyecte los vilipendiados bolsillos de estas personas.

P.D.: nunca vayan a una tienda de calzado con zapatos rotos. Les atenderán mal. En este país, hasta para eso la apariencia juega un rol importante.

Metzi

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.07 – Todo lo rico hace mal

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.07 – Comer, dormir, rezar y amar

Por Metzi Rosales Martel | La vida no debería ser tan mierda con la humanidad, pero eso depende de la misma humanidad.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.07 – Si trabaja no cocine: un consejo de #MetziSuAmiga

Por Metzi Rosales Martel | La ventaja que le veo es que soy tan independiente, pero tan independiente, que soy autosuficiente en casi todo… como la vez que se me quemaron los plátanos fritos por estarme autogratificando, jajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

Por Metzi Rosales Martel | Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

11.06 – El día que me “sanitizaron” hasta las nalgas

Por Metzi Rosales Martel | Antes de entrar, el pandillero a cargo me indicó que me iba a “sanitizar”. Me roció tanto líquido, que el pantalón se me pegó a las nalgas. Si hubiera andado con calzón, y no con hilo, no hubiera pasado esto.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.06 – Me siento sin planes y sola, y desplazada

Por Paty Trigueros | Como parte de mi sensibilidad, surgió una nueva rebeldía e hice un par de cositas que no debía, como tener una pijamada con tabaco, chelas y pizza. ¡Anarquía!

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.06 – El día que me quedé sin calzones limpios… todas somos Esperancita

Por Metzi Rosales Martel | Durante 25 días no pude lavar ropa… sé que fueron tantos días porque fue la cantidad de calzones que me tocó lavar ayer. Ya no tenía uno solo limpio.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.06 – Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles

Por Paty Trigueros | Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

01.06 – El cóctel apocalíptico del cual COVID-19 es solo la cereza

Por Gabriela Rivera | Siempre saludo a las docenas de policías y militares que encuentro en el camino a mis mandados. También saludo a la señora de la tienda, también me he puteado con algunas personas, pero ya casi no. No estamos en tiempos de putearnos, a pesar de todo.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

21.05 – Pienso en todas las maestras y equipos de trabajo que se quedan sin empleo

Por Sofía* | Muchos padres no están pagando o han decidido desmatricular a sus hijos. Me contó que los entiende, pues varios han perdido sus empleos u otras fuentes de ingresos.

Más historias

Share This