05.08 – Me han caído bien las no-vacaciones

by Aug 7, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Paty Trigueros

Me siento bien, aunque me sienta mal. ¿Tiene sentido? Con esta misma dualidad se anunció esta semana de vacaciones agostinas: son un fantasma.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Miércoles, 5 de agosto de 2020

Queridas hermanas:

Me siento bien, aunque me sienta mal. ¿Tiene sentido? Con esta misma dualidad se anunció esta semana de vacaciones agostinas: son un fantasma. Como un poltergeist: en una casa embrujada, las cosas se mueven solas y tus dinámicas cambian al cohabitar con algo que no ves.

Lo digo porque yo no me fui a temporar a ningún lado, y me quedé en casa, sin vacaciones; aunque yo sé que otros se muevan y se tomen vacaciones. Pero como yo trabajo [virtualmente] con gente, y la gente se tomó vacaciones, entonces me dije “Esta semana estará más al suave.”

Y me han caído bien las no-vacaciones.

La semana pasada, a mi hora de almuerzo, me senté en mi mat de yoga a tener una llamada telefónica. Me asigné una pausa para almorzar con un amigo, me pedí Wendy’s, nos pusimos al día… Era tanto el dolor de vientre y el cansancio, que tuve que acostarme boca abajo y ver polvo acumulado debajo del sofá, mientras le relataba mis últimas peripecias. Llevaba una semana desde que me quemé con agua hirviendo, haciendo pasta y multitasking; otro día ocupado, en otra semana ocupada. Lloré, grité… y no me preocupaba si me iban a salir ampollas: me preocupada que tenía que cancelar las reuniones de esa tarde. Se me atrasó un poco el trabajo, y mis proyectos, debido a las quemaduras y, bueno, en fin, me ardía aún pero ya estaba saliendo.

Mi amigo me dijo que admiraba mi energía y que quisiera poder hacer tantas cosas como yo. Yo le respondí: “[…] aunque eso signifiqué tener que tocar fondo y acostarte en el piso a  contemplar lo sucio que está tu estudio, porque tenés que recargarte.” Una escena muy triste, la verdad. Un poco melodramático. Se colaron otras quejas.

Pero, en fin, desde estos días con antebrazo que está botando piel y mientras otros se desconectan, yo no he dejado de trabajar pero sí he tratado de estar más tranquila. Tengo, de alguna manera, todas las ganas del mundo de sentirme mejor pero el universo confabula y me dice “Tomá esta dosis de insomnio.” Duermo pésimo, y me pican mis quemaduras. Es una lección que no he querido aprender: si me rasco, me siento bien, ¿pero a qué precio? Regresa esta idea de que todo lo rico hace mal; al igual que el exceso de trabajo. 

Mi hermana me contó que mi sobrina le habló de su tía Paty. Aparentemente le gusta mi estilo colorido, pero cree que trabajo mucho. Mi sobrina de 8 años me mandó a decir que hay que disfrutar de la vida también, y no solo del trabajo. Quizás me tomaré vacaciones de agosto en otro momento del año.

Les mando un abrazo agostino,

xo

PT

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.09 – Juntos después de seis meses

Por Daniela Medrano | Entiendo que es por seguridad. Sin embargo, no dejo de tener miedo de perder esa comodidad con el calor humano. En general, soy una persona poco afectuosa y la cuarentena lo ha reforzado al mantenerme alejada de todxs.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

23.08 – Si yo fuera hombre, me felicitarían todos los días

Por Paty Trigueros | Están las expectativas desiguales que se depositan en una por ser mujer, o la ausencia de expectativas, porque se supone que deberíamos de reproducir la vida y ya.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.08 – Resulta que las “vístimas” son ellos, los extóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Varias amigas y conocidas me han escrito para contarme que se sienten identificadas con la carta anterior. Y que se han reído mucho al leerla. Algunos ex también me escribieron. No para felicitarme, jajajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

27.07 – Recicladora de ex tóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Aunque sea feminista, no estoy exenta ante las trampas del maldito amor romántico. Soy otra hija del patriarcado, pero soy feminista en deconstrucción, tengan piedad de mí y perdónenme por mi vida loca.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

05.08 – Me han caído bien las no-vacaciones

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.07 – Todo lo rico hace mal

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.07 – Comer, dormir, rezar y amar

Por Metzi Rosales Martel | La vida no debería ser tan mierda con la humanidad, pero eso depende de la misma humanidad.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.07 – Si trabaja no cocine: un consejo de #MetziSuAmiga

Por Metzi Rosales Martel | La ventaja que le veo es que soy tan independiente, pero tan independiente, que soy autosuficiente en casi todo… como la vez que se me quemaron los plátanos fritos por estarme autogratificando, jajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

Por Metzi Rosales Martel | Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

11.06 – El día que me “sanitizaron” hasta las nalgas

Por Metzi Rosales Martel | Antes de entrar, el pandillero a cargo me indicó que me iba a “sanitizar”. Me roció tanto líquido, que el pantalón se me pegó a las nalgas. Si hubiera andado con calzón, y no con hilo, no hubiera pasado esto.

Alharaca en redes

Más historias

Share This