04.06 – Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles

by Jun 4, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Paty Trigueros

Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Jueves, 4 de junio de 2020

Hermanas,

¿Qué tal?

Les cuento que estas semanas han estado bien movidas y que, a pesar de las actividades que llenan mi agenda, no han traído consigo tantos altos y bajos. Me he sentido bien tranquila y siento que internamente he pasado por un montón de cosas (algunas incómodas, pero todo necesario). Poder estar presente (sin pensar en lo que ya pasó, ni en lo que no ha pasado) y también optimista me ha permitido seguir activa. A veces duermo poco, trabajo mucho, y aún le doy un par de horas a mi nuevo hobby y a charlas largas con amigos… sin sentirme cansada, y dan las 2 AM de nuevo; y sigo. Sábados y domingos cuando suena mi alarma a las 8 o a las 9 de repente me regaño a mí misma por no descansar.

El caso es que este domingo que acaba de pasar, al final del día, me dije: “Men, estoy cansada”. Y hasta bien, estar cansada; pero también un poco bajoneada porque ok, mi mirada subjetiva trata de estar activa y presente no solo para mí, pero para otros; pero el cansancio es más que físico.

Me estoy quedando sin baterías. Ya quiero volver a Guatemala, y variar un poco mi closet; como si el acceso a al menos tener la libertad de no tener la ropa contada me sacudiría un poco el maltrip. Pero no es solo eso: empiezan a aparecer problemas de convivencia con mis roommates (mi papá y su pareja), porque aparentemente mucho fumo y mucho paso en mi estudio. Mi mamá y yo chocamos en la cocina, y me cansa también sistemáticamente vigilarla. No tenemos los mismos gustos en Netflix, y me regaña porque el finde, que estoy allí, me da por tomarme un par de chelas.

Y es que no solo son un par: si tenés un vicio cerca, probablemente le estés entrando más seguido. Eso, y otras distracciones.

Ignoré la insoportable levedad que me estaba diciendo “Pará”, de la misma manera en la que ignoro los screenshots que me caen en los grupos de Whatsapp y la hostilidad premeditada de las conferencias de prensa. Mis últimos tres días se han ido, en parte, en recaudar donaciones e irlas a dejar; hacer lo que puedo, como pueda. Por suerte tenía chance de ir al súper para refillear la refri de mi mamá, además de comprar donativos. Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles. La novia de mi papá me prestó una chumpa, ya que este clima no estaba previsto en mayo.

El resultado: sistemáticamente querer mandar a la mierda todo. Un par de amenazas se me salieron. Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Desde que empezó a llover, ya no salgo descalza al jardín y creo que los vigilantes de la colonia ya me pillaron con mis movidas estratégicas. No sé cómo estaré al término de todo esto, pero sí estoy haciendo las paces un poco con que la verdad quizás me mude a Chalatenango cuando todo acabe. Mi inconsciente, sin embargo, está un poco nervioso: me despiertan sueños intensos y pesadillas. Creo que es normal no estar 100% a gusto con estos días apocalípticos.

Mejor me duermo temprano, me duermo ya y aunque no mande a la mierda todo, puedo ignorar mi To-do List del día por ahora.

Espero que estén bien, donde estén.

Ciao,

PT

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

14.09 – Imán de extóxicos, no es karma

Por Metzi Rosales Martel | Un consejo no solicitado, no vayan a caer de nuevo con un ex por esta nueva normalidad. Recuerden que el amor romántico no existe. Es otra trampa del patriarcado. Las personas solo cambian cuando ellas lo deciden.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.09 – Juntos después de seis meses

Por Daniela Medrano | Entiendo que es por seguridad. Sin embargo, no dejo de tener miedo de perder esa comodidad con el calor humano. En general, soy una persona poco afectuosa y la cuarentena lo ha reforzado al mantenerme alejada de todxs.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

23.08 – Si yo fuera hombre, me felicitarían todos los días

Por Paty Trigueros | Están las expectativas desiguales que se depositan en una por ser mujer, o la ausencia de expectativas, porque se supone que deberíamos de reproducir la vida y ya.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.08 – Resulta que las “vístimas” son ellos, los extóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Varias amigas y conocidas me han escrito para contarme que se sienten identificadas con la carta anterior. Y que se han reído mucho al leerla. Algunos ex también me escribieron. No para felicitarme, jajajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

27.07 – Recicladora de ex tóxicos

Por Metzi Rosales Martel | Aunque sea feminista, no estoy exenta ante las trampas del maldito amor romántico. Soy otra hija del patriarcado, pero soy feminista en deconstrucción, tengan piedad de mí y perdónenme por mi vida loca.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

05.08 – Me han caído bien las no-vacaciones

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.07 – Todo lo rico hace mal

Por Paty Trigueros | Si los días cuarenténicos se caracterizan por introspección y miedo, los días pandémicos son estos en los que no hay pudor ni sensatez.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.07 – Comer, dormir, rezar y amar

Por Metzi Rosales Martel | La vida no debería ser tan mierda con la humanidad, pero eso depende de la misma humanidad.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.07 – Si trabaja no cocine: un consejo de #MetziSuAmiga

Por Metzi Rosales Martel | La ventaja que le veo es que soy tan independiente, pero tan independiente, que soy autosuficiente en casi todo… como la vez que se me quemaron los plátanos fritos por estarme autogratificando, jajajaja.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.07 – Zapatos viejos: el día que se me rompieron los tenis

Por Metzi Rosales Martel | Después de casi 15 días de buscarlos y de seguir ocupando los mismos tenis, conseguí unos en $35. De hecho, con esa cantidad de dinero puede comprarse casi la canasta básica rural completa para una persona.

Alharaca en redes

Más historias

Share This